martes, 20 de noviembre de 2018

FRANCISCO JAVIER ILLÁN VIVAS ESCRIBE SOBRE `CRUZAR EL RÍO´

Mi enorme agradecimiento a Francisco Javier Illán Vivas por escribir sobre Cruzar el río:

Cruzar el río, de Rosa Campos Gómez (Reseña nº 855)



Rosa Campos Gómez
Cruzar el río
Editorial Tres Columnas, mayo de 2018
Segisa, el pueblo que Rosa Campos nos presenta en su más reciente novela, puede ser cualquier pueblo de cualquier lugar, aunque su nombre nos pueda recordar a...>>







lunes, 19 de noviembre de 2018

`LUZ DE COBRE´, DE PEDRO ANTONIO MARTÍNEZ ROBLES




Entrar a un libro como si fuera a un paisaje, al interior de una casa, a una abacería, a una escuela, a una barbería, a unas calles…, además de al interior de sus personajes, y sentir que todo me era conocido es lo que me ha ocurrido  con la novela Luz de Cobre (Ed. Tres Fronteras), de  Pedro Antonio Martínez Robles (Calasparra). 
Entre sus páginas encontramos la sencillez, en apariencia, de unas vidas que esconden muchos entresijos, en un tiempo de posguerra, duro, más cuanto más pobre se era.

El  Pardico y Camila Olivenza  -personajes centrales, que mantienen una especial relación amorosa- poseen unas características de gente de pueblo de aquellos años, 1945-1953,  que  trascienden lo típico para pasar a ser singulares en esta  historia narrada por Marcos (que pertenece a una familia que rebosa ternura), quien desde niño tiene como amigos constantes al Pelao, al Julián de la Juliana y al Jeromín, cuyas experiencias añaden frescura, calidez, dolor, picaresca e ironía, todo en unas medidas bien proporcionadas para introducirnos en aquel tiempo, mostrándonos las injusticias,  las desgracias, la humanidad que también entraña el egoísmo que brota de la necesidad -“…y en medio de mi pena, otra vez me afloró ese sentimiento de egoísmo que viene algunas veces sin que lo llamemos ni podamos remediarlo porque está en no sé qué parte íntima de nosotros y no podemos dominar, aunque nos avergüence cuando se nos presenta en la cabeza: tuve el temor (…) de que la poca salud del Pardico acabara llevándoselo de este mundo sin darle tiempo a hacer testamento y nosotros nos quedáramos sin nada..." [dice Marcos de su pesar por ese sentir a cerca de un hombre al que siempre quiso, respetó y cuidó como a un padre]-, y la esperanza que reside en la nobleza íntima, cuyo vuelo sobrepasa a cualquier tragedia o drama que pueda deparar el estar en una posguerra en la que el poder de la fuerza quiso que hubiera vencidos humillados y en la miseria, pero  en la que también hubo buenas y agradecidas personas que supieron dar luz -… lleva este dinero a tu padre y dile que es para que ponga la luz en su casa. Dile que  guarde los candiles y las lámparas de aceite, que eso es ya de otro tiempo”-.
La  placeta de la iglesia de San Telmo, la Casa del Comendador, los Tunelillos, el Barranco del Agua, los bancales, las calles, el horno… Todo ese mundo pertenece también al mío, un mundo en unos años en los que, como el propio autor, tampoco viví, pero al que él nos acerca, y no solo al territorio calasparreño (al que ambos pertenecemos)  sino de al de tantos pueblos... Tiempo y espacio literario en el que P. A. Martínez Robles nos cuenta la trama compuesta por unos personajes que ha habitado de sentimientos,  de deseos, de onirismos, de muertes, de temores y angustias; con un vocabulario rico, a veces recio y siempre claro, a través del que entendemos y comprendemos el porqué de que esta narración pueda ser tal y como la relata. 
La intrahistoria junto a la creación artística, como trasfondo y como escenario,  mas la empatía hacia esos seres que sufren ese pasar de los días con unos derechos tan mermados, hacen de Luz de cobre un férreo y conmovedor libro.



                                                                             © Rosa Campos Gómez


domingo, 18 de noviembre de 2018

`CRUZAR EL RÍO´ EN LA ASOC. SOCIOCULTURAL DE LA MUJER "SAN JOSÉ OBRERO"



El pasado jueves, en la Asociación Sociocultural de la Mujer "San José Obrero", dentro del Aula de Lectura, iniciamos un nuevo curso que este año tendrá como texto literario sobre el que trabajar a  la novela Cruzar el río.  
Un tiempo precioso el ya iniciado y el que me aguarda... Muchas gracias por contar conmigo para esta actividad que pasará a llevarse a cabo los primeros jueves de cada mes.