lunes, 20 de diciembre de 2010

FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO 2011

Mis deseos de felicidad para estas Fiestas van en estas palabras e imágenes que originariamente tienen destinatarios propios, y que ahora se suman en una especie de círculo con intención de unidad y ganas de llegaros a todos.


………………………………………………………………………



Flores. Acuarela. R. C.


NACIMIENTO

A cada instante nace el tiempo
y con él, en nuevos centímetros,
se expande nuestra hondura:
turrones de alegría,
dolor mutado en sinuoso y válido;
en su cabalgadura, la paz,
gallarda y asequible.
Acaece la Navidad,
Símbolo envuelto en dulces,
llegado como ramo de “no me olvides”.

                                                                            Rosa Campos



………………………………………………………………………



Torre campanario de la Basílica de la Asunción (Cieza). Pastel. R. C.

DE NUEVO

Tocan las campanas
sin importar el frío
que depara el invierno.
Tañen cálidas
sonidos de amistad,
de amor y de alegría.
Un toque de frío de nieve,
también en el alma,
limpia y embellece la atmosfera
de las torres interiores.

De nuevo la Navidad
invitándonos a renacer,
flamantes y resistentes,
como campanario alegre.

                                  Rosa Campos


………………………………………………………………………




Transmitiendo al viento. Pastel. R. C.

LA LUZ RENOVADA (ha salido así, algo enigmático)

El sabio mundo, desde inmemorial tiempo, festejaba el renacer de su luz de sol redondo -propenso a crecientes-paulatinas madrugadas seismesinas- que alentaba cálidamente las cumbres de la orografía planetaria en medio de los fríos.

Hace algo más de dos milenios nació un ser humano con bondad en su máxima extensión, y el sabio y viejo mundo, siglos después, buscó un hueco en una buena parte de la geografía terrestre, en los días propicios del año, para sintetizar la bondad del crecimiento de la luz galáctica y el advenimiento de la persona que percibió la luz interior entera dentro de sí y de los demás y quiso decirlo a todos, especialmente a aquellos a los que los “listos de turno” les habían dicho que la luz no era ni estaba para ellos. Su mensaje es soplado al viento de continuo, hay quien lo escucha como dulce y viva música.

                                                                                                                         Rosa Campos

domingo, 12 de diciembre de 2010

LAS ESTRELLAS CONCÉNTRICAS





Ficha
Título: Las estrellas concéntricas (2º Edición)
Autora: Rosa Campos
Prólogo: Paquita Morcillo Valera y Carmen Pérez Costa
Edit.: Asociación Atenea,Cieza,15/12/09
Páginas: 82. 20 x 14´7 cm.
ISBN: 978-84-613-3118-5



Comentario
Manuel es un adolescente que vuelve ese año, como suele hacer cada diciembre, al pueblo de su abuela Salvadora anhelando conocer el secreto que le inquieta desde hace tiempo. Mientras espera, recorre por los pasillos de su memoria las circunstancias y las pistas que le dieron a conocer la existencia de las estrellas concéntricas. En este repaso mental, observa la sutil y contradictoria estratagema de que se valen su abuela y su amiga Luisa -dificultándole el camino a la vez que se lo allanan- para la revelación del secreto.
Es un relato divertido, ameno, con una buena porción de intriga. El argumento se centra principalmente en la relación de un nieto con su abuela y con otra niña, y en la necesidad de conocer algo que se le presenta como inaccesible. Así, desde el juego, se va mostrando la desnuda sencillez de lo que de verdad importa en la vida. Prosa , poesía e ilustraciones se combinan para sumergirnos en esta cálida a la vez que refrescante historia.



Enlaces 

-Día de la presentación: www.enciezadigital.com/detallenoticia.asp?Idnoticia=81834
-Comentario del libro: www.vegamediapress.es/noticias/index.php
-Entrevista: www.vegamediapress.es/noticias/index.php?option



Algunas observaciones

Las estrellas concéntricas habla de relaciones humanas y de actitudes hacia la naturaleza. Observando cómo la crisis económica y social que nos envuelve está buscando zonas de salida, volviendo a retomar algunos modos de vida cuyos valores se habían quedado anquilosados, puedo apuntar que este libro se adelantó, en buena parte del tema que narra, al devenir que están deparando las circunstancias que vivimos en estos tiempos, como el retorno a usos y costumbres –actualizadas- que fueron útiles además de agradables a muchas generaciones.
Una peculiar manera de vivir la Navidad está presente en este libro, cuya lectura, que en principio está dedicada a lectores infanto-juveniles, gusta también a mayores de diferentes edades.

(Varias personas me han pedido información acerca de mis libros, la iré introduciendo, aunque de forma inversa a la que se han publicado. Sobre éste libro incluyo dos entradas más: "PRÓLOGO" y "CONTENIDO".)

PRÓLOGO DEL LIBRO

LAS ESTRELLAS DE ROSA, NUESTRAS ESTRELLAS
“Sólo te pido que me bajes una estrella azul,
Sólo te pido que mi espacio llenes con tu luz”

(Pablo Milanés)

El relato poético que nos ofrece Rosa Campos nos sumerge de lleno en el imaginario infantil de la autora del que de inmediato nos apropiamos como nuestro. Un imaginario configurado por los recuerdos de Navidad en la casa de la abuela, el paso de los meses y las estaciones del año hasta las siguientes vacaciones, los juegos de los niños: “pelotas, rayuelas, combas, bicicletas, armónicas, flautas, camiones, tabas, parchís y muñecas y de tenis, más de una raqueta”, las tareas y los frutos del campo, las meriendas, los cuentos de duendes, ogros y hadas, el placer de pisar los charcos con botas de agua… y una historia envolvente, misteriosa que encierra en su interior secretos que se irán desvelando poco a poco.
Pero además la obra nos sumerge en un torrente multisensorial, una antología de los sentidos, en la que éstos se muestran con la fuerza de lo cotidiano, de lo vivido, de lo conocido y en ocasiones de lo por conocer.
El gusto, con las evocaciones a los guisos, el chocolate, el pan de higo, la humedad del agua en la boca, la tortilla de patatas…
El oído, en la algarabía de la familia reunida en la casa, el repiqueteo del agua de la lluvia, las risas y los habladores silencios de Luisa , el crepitar de la leña ardiendo, el trastear de la lumbre, todo lo que Manuel llama “los sonidos guapos”.
El dulce olor del chocolate en el fuego, del guiso en la olla, de la tierra humedecida o de las jumas de pino ardiendo.
La vista, prendida en el reflejo de las llamas de la hoguera en el semblante de los demás, en el brillo de los ojos de Luisa, en las guirnaldas que adornan la casa de la abuela en Navidad, el descubrimiento visual de “un mar gigante, bellísimo” y de las estrellas concéntricas, “estrellas propias brillando en la oscuridad”, unas dentro de otras que aparecen casi mágicamente en una antigua foto, entre los adornos navideños, en la harina de hacer tortas de cuchara o en la ceniza de la chimenea. Y envolviéndolo todo, el azul de los días color de cielo, de ternura, el azul lluvioso, nevado, del sol o de las estrellas e incluso el osado azul de pan de higo o de chocolate, que siempre creímos marrón.
Y el tacto, con las sensaciones de calor y frío: “la tarde se mostraba fría fuera de la casa y caliente y apetitosa dentro”, “sintió que algo fresco y cálido lo envolvía”, el contacto físico entre Manuel y Luisa, quien “le enmarañaba el pelo” o los empujones en el juego. La humedad de la escritura sobre el vaho de los cristales, las figuras hechas con la nieve, y esas estrellas, “dibujadas a punta de dedo” sobre la harina, la ceniza o la arena de playa.
Y tras la historia, como si de una caja china se tratara o de una de esas muñecas rusas que esconden otra en su interior, no por más pequeña menos bella, irrumpen los versos, latentes ya en todo el relato. Una Rosa escondida, como los grandes autores, tras la figura de otra poeta, Luisa, la niña-adolescente-ya casi mujer , regalándose en ese mismo universo infantil repleto de recuerdos y sensaciones, de golosinas, festivas canciones, inundado de azules, de blancos rosados, de anaranjados, de brillos, soles y estrellas, de “los besos que doy y me dan”., repleto de sueños y propósitos solidarios
(...)

P. Morcillo Valera

Lcda. Filología Románica. Univ. Murcia
Maîtrise Lettres Modernes Univ. Pau (Francia)





PARA EL LIBRO DE ROSA

Rosa tiene la extraña habilidad de saber entender y exponer en forma de poesía los sentimientos que, de forma oral, su familia le ha transferido y que ahora son tan válidos y necesarios en las nuevas generaciones, tan llenas de tecnologías que se olvidan de algo tan importante como la cultura oral, transmitida toda la vida.

Creo que en la educación de l@s niñ@s es necesario no olvidarnos nunca de esa tradición oral, que nos lleva a una formación desde nuestra más tierna edad deparándonos unos logros muy necesarios en ésta y en todas las épocas.

Si a esto le añadimos su tacto a la hora de saber plasmar en dibujos cada una de las poesías que ilustran el libro nos encontramos con un texto lleno de ternura y belleza, con el recuerdo de su infancia, y con hermosas ilustraciones.

Creo que es una manera muy sencilla de adentrar a las personas en la costumbre de leer prosa y poesía, donde nos conduce desde aquellos años de la niñez hasta nuestra edad.
(...)

C. Pérez Costa

Maestra
Cuentacuentos


© Rosa Campos

CONTENIDO


Una de las ilustraciones que acompañan al texto.



Al igual que hiciera los días de su presentación -en Cieza , Blanca y Calasparra-, incluyo el principio y el final del relato que consta de dos partes, dividida la primera en tres capítulos y la segunda en dos.

Primera parte

I


"Estaba cayendo la noche más larga del año sobre Nacera, uno de los pueblos más altos sobre el Mediterráneo al interior de la Región de Masclara. 
– Sólo faltan unas horas para saberlo –se dijo en voz alta Manuel mientras apagaba la luz de la lámpara de su mesilla y se arropaba hasta la altura de la boca para dejar vía libre al resuello de la nariz.
Cerró los ojos en busca del sueño, y aunque las doce de la noche ya habían dado, éste no aparecía. Le vino en cambio la imagen llena de vitalidad de su abuela Salvadora, en cuya casa se encontraba. 
Salvadora era una mujer “añeja”, como solía decir de sí misma, que todos los diciembres, procuraba reunir en aquel confortable hogar a su familia, formada por sus cuatro hijos, cuatro nueras y siete nietos. Cada uno de los hijos con sus familias vivían lejos del pueblo, en ciudades diferentes, y se reunían anualmente por esas fechas en aquella casa, la misma que les dio la bienvenida a la vida, ubicada en el ahora casi deshabitado pueblo. El mayor de los hijos era el padre de Manuel y éste, a su vez, era el mayor de los nietos. Quedó viuda cuando este vástago que iniciaba la última generación familiar contaba cuatro años, y aunque era una edad muy temprana, Manuel recordaba con nitidez a su abuelo, especialmente cuando, en su compañía, recorrían muchos rincones de los campos de Nacera, sitios que haría suyos, de su geografía íntima."


Y las palabras con que finaliza:



" Empezó a leerlo con urgencia, incluso antes de mirar la nota ya había adivinado quién lo había escrito, no en vano su trayectoria de investigador le propiciaba una intuición casi infalible.
Tras leerlo sintió que se esponjaba por dentro, después cerró los ojos y se emborrachó de recuerdos de los días con color de cielo vividos en el pueblo y de tantos otros días bañados en ese azul, que quien escribía aquello había tenido la suerte de gozar en su niñez. Días azules-de ternura, azules-lluviosos, azules-nevados, azules-de pan de higo, azules-de chocolate, azules-de sol, azules-de estrellas… "


Más una muestra de los versos que se incluyen como una de las consecuencias del tema del relato:


Canela en la leche
me pone mi madre
y azúcar de caña,
miel en las hojuelas
y un beso en la cara.
Así me alimenta
para ir a la escuela.



Esta ilustración corresponde a los versos de El otoño

El otoño
tiene como alfombra
crujiente hojarasca
que el aire la nombra
y mi pie la pisa
y después será
del árbol comida.


                         Rosa Campos

lunes, 6 de diciembre de 2010

LIBRO ABIERTO



Se estrenaba diciembre con un acto importante para La Sierpe y el Laúd: la presentación de Libro Abierto, de José Luis Martínez Valero, en el Museo Ramón Gaya de Murcia . La Colección Acanto, en su número 4 nos depara este excelente poemario, un importante legado en el que Martínez Valero, además del texto y de las dos ilustraciones que lo acompañan, nos regaló esa noche a los asistentes un delicioso grabado.
(El libro se puede encontrar en librerías de Cieza y en Diego Marín, Murcia.)



Reproduzco parte de este valioso legado:
- El grabado citado (aguafuerte)




- Y estos poemas


RECUERDA
Recuerda siempre que el libro da contigo,
no eres tú quien lo eliges.
El destino se muestra
en la voz del amigo que aconseja,
en un casual acercamiento.
Desde que se escribió
ese mismo libro,
que ahora tienes en la mano,
te buscaba.
Expuesto en escaparates,
oculto en estanterías,
salvado de todos los inquisidores,
como Ulises, por fin ha llegado.

EN LA CALLE
A veces en la calle oímos
los cascos de un caballo.
Como si se tratase de otro tiempo,
desafían el continuo ruido
del tráfico.
Parece que, por un momento,
la naturaleza, bajo el asfalto,
despertase del sueño eterno
al que fue condenada.


ÁRBOL
El árbol no recuerda
el viento aquél
que lo tumbó en el suelo,
ni el esfuerzo del hombre que en pie lo puso.
Deja caer sus hojas
cada otoño
como páginas que ya hubiese leído.
El árbol se renueva cada año
y con su misma savia,
repite más fuerte y más sabio,
el mismo libro cada primavera.

DICHO
Existe el terror de lo que se ha dicho,
esas palabras que suenan a tumba
recién hecha.
Juraríamos que nunca han salido
de nuestros labios
y provocan que todo se derrumbe.
Sin embargo, todavía es más terrible,
el terror de lo que se calla,
aquello que barrena hacia adentro
y convierte las conciencias más dulces
en un queso fétido
con el que untamos las mañanas.

Poemas de J. L. Martínez Valero
(Modificado el 11/12/10)

domingo, 5 de diciembre de 2010

COMENTARIO enciezadigital.com

Conparto el comentario que sobre la conferencia citada en la anterior entrada ha realizado este periódico:

enCiezaDigital.com > Cultura > 4/12/2010




Rosa Campos interpreta a Rubens

Este viernes, en el salón de actos del Club Atalaya-Ateneo de la Villa de Cieza, bajo la denominación “Historia y Mitología a través de la obra de Pedro Pablo Rubens”, Rosa Campos pintora, poeta, y licenciada en Historia del Arte, hizo una interesante disertación de la obra del genial pintor, del que en estos días se expone una representación de su mejor pintura en el Museo del Prado.

----------------------------------------------------------------------------------
Hizo la presentación Consuelo Gómez Eguilegor que dio las gracias al público asistente en nombre de la Asociación de Mujeres Atenea. De Rosa Campos comentó que es Licenciada en Historia del Arte, pero también poeta y especialista en contar historias, que ha aprendido “dura y largamente” a lo largo de su vida para contar lo aprendido a los demás.

Rosa Campos empezó su alocución aludiendo al contexto histórico y religioso en el que se desarrolló la vida del pintor flamenco, un escenario de luchas entre el protestantismo y el catolicismo en toda Europa.

La autora explicó que durante su infancia, Rubens recibió educación en uno de los mejores colegios de Amberes para después trabajar como paje en la casa de una condesa, lo que le permitió educarse en los usos de la corte, y después marcharse a Italia, la cuna del arte barroco, donde el Conde de Mantua lo contrató como pintor y allí tuvo la oportunidad de aprender de los grandes maestros de la Escuela Veneciana Tintoretto, Tiziano, Veronesse o Caravaggio. También Gonzaga aprovechó las dotes de diplomático del pintor para enviarlo a España, en donde retrató al Duque de Lerma.

Rosa Campos fue desgranado las características de la pintura de Rubens a través de algunos de sus cuadros, de “La lucha de San Jorge y el Dragón” destacó la violencia y el movimiento del personaje como redentor de la fe cristiana; de su “Autorretrato con Isabella Brant” el toque de pintor flamenco en donde se representa a sí mismo como un personaje con poder; de “San Juan Evangelista”, una imagen que le encargaron desde España, atribuyó a la imagen las características de la escultura más que de la pintura; de “La Muerte de Séneca” las líneas diagonales, y su espíritu estoico en su suicidio como uno de los responsables de la conspiración contra Nerón; de “La Vista”, un cuadro que pertenece a la serie los cinco sentidos, explicó algunos de sus detalles como el coleccionismo o la aparición del telescopio por primera vez en un cuadro, ya que la vida del pintor coincidió con la de personajes clave en la historia de la astronomía como Kepler o Galileo.

Para terminar su conferencia expuso detalles de la “Inmaculada Concepción” como que el rostro de la virgen recuerda a su primera mujer, y la energía y el movimiento del cuadro. Y “La Fortuna” y su simbología sobre el devenir de la vida.

martes, 30 de noviembre de 2010

J. L. MARTÍNEZ VALERO ESCRIBE EL Nº 4 DE ACANTO



El Día 1 de Diciembre a las 20h. en el Museo Ramón Gaya de Murcia, se presenta del Nº 4 de ACANTO, con el poemario de JOSÉ LUIS MARTÍNEZ VALERO. Quienes estén interesados pueden acudir al acto de presentación.

COLECCIÓN ACANTO

LA SIERPE Y EL LAÚD, grupo literario de Cieza (Murcia), inició en noviembre de 2009 la publicación de la Colección de libros ACANTO, anunciando su puesta en marcha con estas palabras: “Manifestamos nuestra satisfacción al presentar esta nueva colección que pretende ofrecer a los lectores libros que guardan en su interior tesoros vírgenes por descubrir en forma de textos literarios de calidad, junto con un cuidado diseño”. Pronto hará un año desde aquellos días y en este recorrido han sido cuatro los libros editados -el nº 4 saldrá el próximo noviembre-. Dan vida a estos números de la colección cuatro excelentes escritores murcianos:
Manuel Dato (Cieza), poeta, miembro de esta asociación -que celebra este año su treinta aniversario- dio contenido al nº 1 con su obra Last autmn´s dream (El último sueño de otoño) . “La poesía de Dato sugiere el hondo sentimiento de los hombres y el deseo irrevocable de su permanencia y renovación en un estilo un tanto romántico, un tanto sensual y un tanto experiencial. Todos ellos con profundo sentimiento personal hacia el hombre como eje principal de esto que es Vivir”

Pascual García (Moratalla), escritor de larga trayectoria literaria es el autor del nº 2 con Cita al anochecer. “Es este un libro en el que el poeta nos muestra, con una exquisita técnica, una serie de reflexiones en torno a la Vida y a la Muerte, algo sin duda propio a la misma condición humana. La inevitabilidad de la muerte frente al amor y a la vida, y todo ello desde el recuerdo y la emoción hacia personas cercanas.”

Salvador Moreno (Jumilla), es el poeta que con el título … De las vanidades configura el nº 3, poemario que a su vez ha sido el galardonado con el “XIV Premio de Poesía Aurelio Guirao 2010” –cuya publicación anual, dentro de la colección, es un compromiso adquirido por La Sierpe –. “Un libro magnífico como corresponde a un poeta excelente” .
José Luis Valero Martínez (Águilas), poeta, escritor de artículos y guiones cinematográficos y aguafuertista, es el autor del nº 4 que se publicará próximamente. Anteriormente había colaborado con el grupo en ediciones de textos colectivos.


N. Los comentarios entrecomillados y en cursiva se han recogido del Blog del Grupo de literatura http://lasierpe.blogspot.com y del Blog de Ángel Almela, poeta y coordinador del grupo, http://aalmela.blogspot.com , en los cuales podéis encontrar más información sobre la importante e interesante trayectoria de sus treinta años de vida.

® Rosa Campos

domingo, 21 de noviembre de 2010

EL PUEBLO SAHARAUI


                                   Página con ilustración correspondiente a "Las alforjas", Tres Historias.


Lo que ocurre con el pueblo Saharaui reclama una solución ético-política. Le sobran oportunismos políticos y miedos y tibiezas políticas globales.

En el 2000 salió a la luz un “librico” que se titula Tres Historias, las más breve de ellas es Las alforjas, dedicada a los niños saharauis en especial a Mustafá, un chiquillo que nos acompañó en casa un verano cinco años antes, y que nos enseñó a toda mi familia muchas cosas, una de ellas fue conocer y tomar consciencia de lo que sucedía con su pueblo desde hacía demasiados años. La transcribo a continuación.


LAS ALFORJAS
(A Mustafá, a todos los niños saharauis) 

Te voy a contar un cuento, créetelo como si fuera una historia verdadera.
El viento se mezclaba con la arena, todo lo revolvía…

Era un país no muy grande, existía en un lugar que me parece recordar empezaba por A, la misma letra por la que empieza amigo y amor.
Los habitantes de este país, no sé porqué, se tuvieron que ir de él.
Se fueron casi todos; partieron con las alforjas llenas y vacías.
Las alforjas llenas eran invisibles a simple vista. Las vacías eran perfectamente visibles. 
Te voy a explicar ahora cómo y porqué las alforjas visibles estaban tan deshabitadas que se podía ir de un rincón a otro de la tela sin que las manos tropezaran con nada cuando hurgaban dentro de ellas.
No llevaban leche porque se habían dejado la cabra.
No llevaban pan porque se habían dejado el trigo.
No llevaban dátiles porque se habían dejado la palmera.
No llevaban pescado porque se habían dejado el mar.
No llevaban la cabra, ni el trigo, ni los dátiles, ni el pescado porque unas circunstancias más fuertes que el viento más fuerte, les obligaban a dejar la tierra que les daba la leche de la cabra, el pan del trigo, los dátiles de la palmera y los peces del mar.

Ahora debes de estar alerta, muy alerta, para que entiendas cómo y porqué las alforjas invisibles estaban llenas, tanto que hasta el aire pensó que tendría que pedir permiso para filtrarse por entre los finísimos espacios libres que quedaban.
Estaban llenas de esperanza por volver libres como la luz y el aire a esa tierra que tenía su leche, su pan, sus dátiles y sus peces.
Dicen que cuando la luna estaba en cuarto creciente lanzaban incesantemente puñados de ilusión, de deseos de volver a casa, y que la luna los cristalizaba en cada grano de arena que se hacía presente.
Después llegaba el viento que todo lo revuelve, y depositaba granos de arena con luna en muchos países.
Aseguran que entonces, la ilusión y los deseos de volver a casa empezaron a crecer en todos los que sabían ver las invisibles alforja llenas.
Cierto es que estas alforjas llenas no era fácil de divisarlas a la primera, pero cuando alguien era capaz de verlas de verdad y de comprender por qué algunos vecinos del planeta llevaban un lado visible vacío y otro invisible lleno, entonces y solo entonces sucedía algo muy grande, tan grande como lo que empezó a observarse: que los pastores cuidaban rebaños, que los agricultores cosechaban trigo, que los palmeros recogían dátiles y los pescadores llenaban sus redes.
Dicen también que los niños de luna y arena de todos los lugares tienen los ojos limpios, y que si las alforjas visibles van llenas, las invisibles van más repletas que nunca de algo que es tan necesario para vivir como lo es la leche, el pan, los dátiles y los peces…, ¡de sonrisas!.

                                                                                                                                         Rosa Campos

sábado, 13 de noviembre de 2010

HACIENDO CAMINO


Detalle de la muestra de publicaciones de La Sierpe y el Laúd


Terminaba el mes de octubre con una magnífica celebración que ofrecía a los asistentes un buen vídeo, explícito, ágil y entrañable; una hermosa voz soprano plena de sensibilidad, la de Patricia Dato Carrillo, y unos excelentes músicos: Pablo Martínez Pino (piano) y Francisco Vázquez (batería). Se conmemoraban los treinta años de vida de la Sierpe y el Laúd, asociación cultural ciezana que trasciende las fronteras renovando cada año su savia como un buen y frondoso árbol, con actividades literarias de envergadura ascendente. Recordando a A. Machado, se puede comprobar que el "se hace camino al andar" lo han hecho suyo.




La COLECCIÓN ACANTO es su última empresa. He escrito una reseña de esta actividad que puede leerse en la revista Fumarola ( http:// leecolima.no-ip.org/fumarola/ ), a la que se puede acceder clicando en el enlace que se encuentra en la columna derecha de este blog.


A finales del pasado verano, por invitación de los legendarios componentes de la asociación "sierpera", pasé, junto a Aurora Montoya, Pascual Gómez y Daniel Josué Rodríguez,a formar parte de este grupo. Todo un honor caminar con esta gente cuyos pasos son señeros del buen hacer.

viernes, 29 de octubre de 2010

MUCHO NO ES DEMASIADO



Nunca es demasiado conocer mucho sobre Miguel Hernández . La intensa celebración de su centenario es necesaria para ponerlo en el lugar que se merece. Somos deudores y beneficiarios del valioso legado que nos dejó con su vida y con su obra este pota grande, coherente, del pueblo como él solo; sobre ellas se han realizado sustanciosos estudios que, a mi juicio, es importante conocer para otear mejor su devenir y el de otras vidas enlazadas en ese contexto determinado, porque ennoblecen las perspectivas sobre un horizonte en creación continua.

Creyendo que puede ser enriquecedor, invito a leer -a quien no lo haya hecho- a José Luis Ferris (profundo estudio biográfico y poético), a Domingo Navarro Ortiz y a José S. Carrasco (enciezadigital.com ofrece información de conferencias de ambos), así como a un rico y variado grupo de nombres con unos afinados y polícromos trabajos que se pueden encontrar en la revista digital Ágora, papeles de arte gramático especialmente en la nº 19, cuyos artículos y entrevistas se van subiendo diariamente.
Conocí su poesía (El rayo que no cesa y otros poemas. Colección Austral) y su vida (Miguel Hernández, rayo que no cesa. Primera y estupenda biografía, escrita por María de Gracia Ifach) en mi adolescencia, fueron los primeros libros que tuve de un poeta y me los “bebí” reiteradamente en aquel tiempo. Los siguientes versos van dedicados a él.


ME ENSEÑASTE
A Miguel Hernández

Bañados por la misma luz
y el mismo río,
conocemos la tierra levantina
cuando da la palmera, el olivo,
la vid, la espiga.
Descendemos del suelo
con su olor profundo,
con su dolor mordiente.
Miramos -me enseñaste- hacia el sur
y hacia el oriente,
mas sabiendo de centros,
de nortes y de oestes.
Tú explicabas la hondura
y la belleza de la vida
y yo a los diecisiete te aprendía,
tú, ya inmenso,
existiendo en los libros,
yo, aprendiz,
en la brisa emergente de los días.

                                             Rosa Campos




(La foto de las abarcas sobre la maleta pertenece a la visita cultural que realizamos a la casa de M. Hernández en Orihuela la Asociación Atenea. Primavera, 2010).

sábado, 23 de octubre de 2010

El triángulo de JUDY CHICAGO


1. The Dinner Party (1974–1979)


2.The Creation of the World (1980-1985)


Necesito dedicar tiempo a ordenar los papeles que tengo con apuntes, ya que son bastantes y suelo tardar en dar con lo que busco. Para hoy tenía pensado tocar un tema diferente, habrá tiempo para eso más adelante. A cambio me han aparecido unos apuntes sobre “Arte feminista para el siglo XXI”, conferencias que dio J. Chicago, artista, escritora y feminista en Murcia (CENDEAC,2007), y he pensado que hay caminos díscolos que juegan bien su papel, este reencuentro es uno de ellos.

J. Chicago (Chicago, 1939) está considerada como la pionera del arte feminista en EE UU. Desde los años 60, con los planteamientos de sus manifestaciones artísticas, revolucionó "algo" en las bases de la sociedad provocando una nueva manera de mirar la identidad, el cuerpo, además de las relaciones con predominio patriarcal. Su trabajo es ejecutado con un toque irónico-humorístico.

1. The drinner party (La cena) es una mesa con forma de triángulo equilátero dividido en treinta y nueve espacios, cada uno de ellos con un mantel bordado con nombre de mujer (diferentes) y sobre éste un plato y un cáliz. Cada plato representa en su iconografía abstracta una vulva , como núcleo central femenino, simbolizando los logros alcanzados por las mujeres en la cultura occidental. En las losas del suelo figuran otros 999 nombres escritos en oro. En total 1.038 mujeres que a lo largo de la historia han destacado a los ojos de la autora.


2. The Creation of the World (El nacimiento del mundo) pertenece a The Birth Project (1985). Consta de más de 80 obras (tapices), realizadas en colaboración con una red nacional de costureras. Es metáfora de la creación artística, pero también de la mujer y de la madre tierra cuando dan a luz a cada nuevo ser. La fuerza del alumbramiento de la vida está en ellas. Sobre este trabajo dice la propia autora:
Ha sido para mí un privilegio y una carga abrir la puerta de una realidad secreta, una realidad que casi todas las mujeres preferirían ocultar. He tratado de expresar lo que he visto -la gloria y el horror de la experiencia del nacimiento, la felicidad y el dolor del embarazo, el sentimiento de estar atrapados que acompaña a las satisfacciones de dar la vida. He querido sugerir que éste es un tema que merece la pena ser tratado, un tema rico de significado para las vidas de las mujeres y -porque las mujeres representan más de la mitad de la población, y porque todos hemos nacido, y porque todos los niños tienen que ser criados- un tema que merece la atención de toda la raza humana.”

Estoy convencida de que cada vez son más los hombres que se respetan a sí mismos como tales y respetan a las mujeres. Los que aún no lo saben es necesario que lo entiendan, el arte también es válido para comprenderlo.

jueves, 14 de octubre de 2010


Quarto Stato- Giuseppe Pellizza da Volpedo


La pintura que Pellizza da Volpedo realizó en 1901 representa a un grupo social en movimiento de los que, en aquel tiempo, reivindicaban más dignidad para su vida, buscando trabajos que reportaran un salario menos precario que el que les deparaba el mundo agrario, en el que no eran propietarios sino explotados. Aquí, ahora, puede significar en su forma y, porque no, en su fondo similares características. Este grupo de personas que marchan con brío en busca de lo que les pertenece y necesitan pueden representar a los que viven en la pobreza y también a los que quieren que este desastre cambie, colaborando como saben y pueden para que así sea. Por eso hay celebraciones que son necesarias, como las que se preparan para los próximos días entre el 16 y 21 de octubre por la Plataforma contra la Pobreza en toda España. 
Los datos que arrojó el Banco Mundial hace dos años son claros: “se han duplicado las diferencias entre los 20 países más ricos y los 20 más pobres del planeta (…) el total de seres humanos que vive en la pobreza más absoluta, con un dólar al día o menos, ha crecido de 1.200 millones en 1987 a 1.500 en la actualidad y, si continúan las actuales tendencias, alcanzará los 1.900 millones para el 2015. Y casi la mitad de la humanidad no dispone de dos dólares al día.” Estas cifras se han reducido -si bien es cierto que muy mínimamente-, lo que hace pensar que cualquier actuación individual o colectiva, o confluyendo ambas maneras, da resultados.
Si el nivel de compromisos sube descenderá la miseria.
Decir NO a la pobreza, y hacer porque así sea, confiere dignidad. 


ATRIO http://www.atrio.org/ es una página en la que se pueden encontrar buenos artículos sobre justicia e igualdad social.

NO LEDIGAS A MI MADRE QUE TRABAJO EN BOLSA http://noledigasamimadrequetrabajoenbolsa.blogspot.com/ es un blog en el que se tratan asuntos económicos desde una gestión ética, con información sobre las medidas que se distancian de ella.

jueves, 30 de septiembre de 2010

HISTORIA, NATURALEZA Y POESÍA (III)


Dibujo, R. C.
Grafito sobre papel.

Trasnochando. La música callada empezó a las 12 de la noche, el ritmo en el verso sonaba en el cálido ambiente del patio del Museo de la Ciudad. Llegamos a la cita propuesta por Soren Peñalver un buen manojo de gente que nos gusta la palabra, todo rezumaba poesía -a la manera que él sabe convocarla-. Entre el nutrido grupo que leímos esa noche estaban los compañeros de AERMU Carlos Gargallo y José Martínez Giménez; desde Cieza acudimos con nuestros trabajos Eduardo López Pascual, José Luis Tudela y quien esto escribe.
Uno de los poemas que leí, Las calles de mi barrio, habla de la música que, de una manera u otra, transmitían muchas de las personas que en él vivían en esos años en que era una pequeñaja que tenía una inmensa esponja en el corazón y en la mente atrapando sentimientos de cualquier fuente que permitiera sentir e imaginar.


LAS CALLES DE MI BARRIO

Las calles de mi barrio ayer eran
–cuando yo muy niña-
de voces que encendían la luz del sentimiento.
Bailaban las palabras
en las gargantas
hilvanando historias
sostenidas por un son.
A través de las ventanas,
de las puertas abiertas
por el día cantaban las mujeres:
“eternamente a tu vera”
“Para tu sed fui el agua…”
“y nunca una noche más bella de mayo…”
“te quiero más que a mi vida…”
“si to me lo diste / yo na te pedí…”

Sonaban las palabras
cantadas por las bocas,
alimentando vidas,
generando montes de deseos,
noches en tensión con lunas sin reservas,
con hambre de mezclarse hasta la muerte.

De noche un árbol,
con forma de guitarra o de laúd a veces,
vibraba en el espacio
y una voz varonil
temblaba a ras del viento.

                                   Rosa Campos




Foto: Lionni. Barrio con la Iglesia de San Pedro, al fondo el Castillo árabe . Calasparra.

jueves, 23 de septiembre de 2010

HISTORIA, NATURALEZA Y POESÍA (II)

II. NATURALEZA
Objetivo: Cuidar



En su estado natural
Paisaje de Calasparra. www.gestiondeideas.com/aventura/



SIN PALABRAS
(Gioconda Belli)

Yo inventé un árbol grande,
más grande que un hombre,
más grande que una casa,
más grande que una última esperanza.
Me quedé con él años y años
bajo su sombra
esperando que me hablara.
Le cantaba canciones,
lo abrazaba,
le rascaba su rugosa corteza
entretejida de helechos,
mi risa reventaba flores en sus ramas,
y a cada gesto mío le crecían hojas,
le brotaban frutas …
Era mío como nunca nada había sido mío,
pero no me hablaba.
Yo vivía pendiente de sus ruidos,
oyendo su suave aleteo de mariposa,
su crujido de animal de la selva
y soñaba su voz como un hermoso canto,
pero no me hablaba.

Noches enteras lloré a sus pies,
apretujada entre sus raíces,
sintiendo sus abrazos sobre mí,
viéndolo erguido sobre mí,
sabiendo que me estaba pensando,
pero no me hablaba …

Aprendí a cantar como pájaro,
a encenderme como luciérnaga,
a relinchar como caballo.
A veces me enfurecía y hacía que se le cayeran
todas las hojas,
lo dejaba desnudo y avergonzado
ante los guanacastes,
esperando que -tal vez- entendería por mal,
como algunos hombres,
pero nada.

Aprendí tantas cosas para poder hablarle,
Me desnudé de tantas otras necesidades
que olvidé hasta como me llamaba,
olvidé de donde venía,
olvidé a que especie de animal pertenecía
y quedé muda y siempreverde
-esperanzada-
Entre sus ramas.

*****

La época de alto riesgo de incendios ha pasado, han venido algunas lluvias y con ellas la postergación del peligro -hasta el próximo verano-. Son pocos los pirómanos, pero sus actos tienen consecuencias descomunales. Es posible que estas palabras u otras que se escriben o dicen en los medios de comunicación, no lleguen a oídos o vista de los incendiarios, sin embargo es fundamental que la sociedad tengamos como objetivo formar personas en el valor de la responsabilidad, buscando prevenir futuros desastres, tomando consciencia de de la importancia de transmitir la necesidad del cuidado de la naturaleza, porque ella pertenece al mundo de lo sagrado: lo otro, junto al otro y al yo, cuyo orden es reversible, no así el hecho de ir siempre juntos, lo queramos o no. Cada vez que destruimos una de estas partes lesionamos gravemente las otras y cada vez que las cuidamos, todas, en alguna medida, salen ganando.

Sierras tan conocidas , tan cercanas como las quemadas en Calasparra y Cieza, que tanto oxígeno y belleza nos deparan a los que compartimos su espacio, han sido gravemente heridas. Ojalá que este grano de arena, reconfortado con el poema de G. Belli, sirva para formar parte de ese objetivo común del cuidado de lo que es nuestro y bueno.





La Sierra del Molino herida casi de muerte.

Foto de J. Salvador . www.eltiempo.es


jueves, 16 de septiembre de 2010

HISTORIA, NATURALEZA Y POESÍA (I)

La pasada semana ha sido intensa, toda ella ha estado ocupada por el curso Arqueología Medieval: la conquista de Al-Andalus en el siglo XIII , que a través de la Universidad Internacional del Mar se ha celebrado en Cieza, y en medio, una situación de desgarro: el martes, día 7, un incendio estremecedor empezaba en Sierra del Molino de Calasparra arrasando en su extensión casi 1.000 hectáreas de gran valor ecológico de pinar y matorral, llegando a alcanzar otras sierras como la de Los Losares, la Albalda y La Palera, abarcando así parte de Calasparra y Cieza. Y una noche hermosa la del día 8 en Murcia , tiempo para la palabra (la música callada…) en Trasnochando, cita coordinada por Soren Peñalver que reunió a poetas y amantes de la poesía en el Jardín del Museo de la Ciudad. Estos acontecimientos se merecen tres apartados (historia, naturaleza y poesía):

I. HISTORIA.
Arqueología Medieval: la conquista de Al-Andalus en el siglo XIII

Conocer la Edad Media de la Región de Murcia es cuando menos algo atractivo y sugerente por su pluralidad, por ser tierra de fronteras donde se jugaban las lindes que delimitaban los reinos de Al-Andalus , de Castilla y de Aragón. Asuntos que han ido dejando un poso cultural que configura y enriquece el carácter de los murcianos aportándole una rica variedad dentro de la misma geografía, ocurriendo lo mismo con sus urbanizaciones.
En las actividades arqueológicas de visitas a yacimientos hispanomusulmanes, hemos tenido la suerte de “ver y tocar” los restos de estos emblemáticos lugares de nuestra Edad Media todos los integrantes del curso: los directores de éste, Joaquín Salmerón Juan (Dr. del Museo Siyâsa) y Jorge Alejandro Eiroa Rodríguez (Prof. de la Universidad de Murcia) y, los directores de centros y profesores de distintas universidades (Barcelona, Granada, Valencia, Alicante, Córdoba y Murcia) que forman parte del programa y los alumnos, procedentes de distintos pueblos de dentro y fuera de la región.



- Visitamos Yecla el día 7. Camino del Cerro del Castillo donde se halla el despoblado musulmán de Yakka, el director del Museo Arqueológico de Yecla, Liborio Ruiz Molina, tuvo la amabilidad de comentar acerca de los edificios históricos que encontrábamos al paso, abundando éstos en la Plaza Mayor , renacentista y barroca. Destacaba en nuestro camino la Iglesia Vieja, de factura renacentista, posee una hermosa y original torre, con un friso de cabezas; está inhabilitada desde 1936, demandando una buena restauración-conservación y aportando un bello perfil a la ciudad. El Hins Yakka (s. XI-XIII) muestra una urbanización de trazado irregular, con viviendas en dos plantas, aprovechando los desniveles del terreno (terrazas).


Despoblado de Yakka . Foto: regmurcia.com



- El día 8 visitamos la alquería de Villa Vieja (ss. XI-XIII) en Calasparra, situada en un cerro cuyo núcleo está limitado en su sector norte y noroeste por un escarpado natural que accede al río Segura. Los restos escavados ofrecen una característica que difiere de otras urbanizaciones medievales aportándole singularidad especial: su entramado urbanístico presenta un trazado que podríamos citar como regular, no al uso de los habituales en dicho periodo por esta cultura. Cabe destacar el genuino balcón natural con hermosas vistas al Segura y a las tierras por él regadas. La directora del Museo Arqueológico de Calasparra, María del Carmen Melgarejo Abril, nos informó de la historia de este yacimiento y nos enseñó el centro de interpretación de Villa Vieja, cuya estructura es la reproducción de una vivienda, donde pudimos apreciar sus dimensiones y distribución y conocer datos del yacimiento.


Maqueta de una casa de la alquería


Vista desde una casa de Villa Vieja



- El día 9 subimos al despoblado de Siyâsa (ss. XI-XIII) en Cieza. Situado en lo alto de la ladera del Monte del Castillo, con vistas al valle regado por el Segura, posee uno de los núcleos urbanos, con arquitectura decorativa almohade y protonazarí, más bellos de la Península Ibérica, como podemos apreciar en el Museo Siyâsa, que cuenta además con reproducciones a escala real de dos casas en las que se incorporan importantes fragmentos hallados en el asentamiento andalusí. Lugar que a su vez ha sido la sede del curso, donde se han impartido las ponencias. En el momento del descubrimiento, en los años ochenta, se sabe que la urbanización -prosiblemente madina- presentaba en algunas de sus viviendas muros de tres metros de altura y enlucidos de yeso blanco impoluto. Los restos del yacimiento, siguen aumentando debido a las sucesivas excavaciones, dirigidas por Joaquín Salmerón Juan, Arqueólogo Municipal y Director del museo citado, quien nos informó de su historia, tanto in situ como en el museo, donde se conserva parte importante del patrimonio perteneciente a este lugar así como de las diferentes culturas que han poblado Cieza.


Vista desde Siyâsa


Patio interior de la casa nº 10. Detalle
Foto: Blog de WordPress.com


La repoblación castellana – tras la conquista- del antiguo Reino de Murcia, fue iniciada en el siglo XIII bajo el gobierno –primero como infante y luego como rey- de Alfonso X el Sabio, quien amó estas tierras pidiendo ser enterrado en Murcia en uno de sus testamentos, quedando al final en ellas sus entrañas.

                                                                                                                                        Rosa Campos

lunes, 6 de septiembre de 2010

SOLUNA



Arrozales de Calasparra.
Fotografía de J. Zamora


Calasparra, Almadenes, Cieza, estos tres lugares unidos por la geografía han unido mi vida, en el primero nací y viví todo mi tiempo de soltera, y el de casada en Almadenes, paraje de Cieza, y más tarde en el casco urbano de la ciudad. Podría ponerme una camiseta de estas que solemos ver desde hace unos años, donde las palabras y la iconografía -un corazón- esgrimen una frase, en mi prenda diría que yo amo los tres lugares citados.
A Calasparra - sus gentes y su espacio- le debo el haberme hecho sensible a la vida con toda su hondura, con toda su belleza. Mi pueblo me sorprende cada vez que vuelvo a pisar sus calles, va creciendo con la elegancia de quien sabe asentarse en sus raíces para desde ellas renovarse y servir desde su esencia a quien lo habita y a quien se acerca a visitarlo.
Ahora se está celebrando su feria, sobre ello he realizado un breve artículo que ha salido en http://www.enciezadigital.com/ y El Mirador (prensa escrita), y que se puede leer en la entrada que precede a ésta.

Escribí, en la prosa final del libro de poemas De luz y de sombra, un texto cuyo principio es el que sigue:

SOLUNA

Calasparra, te miro dentro y me muestras
 lo que alumbra en el día y en la noche,
 en sonora síntesis de tu Sol Y de tu Luna.

De allí manó la leche que mamé, nutritiva, fuerte, las más de las veces dulce, sustancia vital, areté de los días en todas sus horas.
Si soy así es por haber visto abiertos los canales de la vida en todas sus vertientes, expeditos, lisonjeros, diáfanos, arduos, matizables, crudos, variopintos siempre.
Todo en Soluna era claridad, unas veces sola, otras reforzada por las sombras, como un dios sol y una diosa luna inseparables, conjugados.
Donde me encuentre mi pueblo va en mí, en él vi por primera vez, y los colores y las sombras se me ofrecieron como un magno acontecimiento. Allí se me abrieron los sentidos y respiré lo hondo, lo fresco, lo cálido, lo sutil, lo igual y lo inconmensurable.
Vi, abrí los ojos cuanto pude para mirar el espectáculo de las palmeras extendiéndose hacia el cielo como faros vegetales abriendo sus brazos verdes, ya descansándolos en el aire ya en breve bamboleo si la brisa acaecía.
(…)

                                                                                                                        Rosa Campos