jueves, 23 de septiembre de 2010

HISTORIA, NATURALEZA Y POESÍA (II)

II. NATURALEZA
Objetivo: Cuidar



En su estado natural
Paisaje de Calasparra. www.gestiondeideas.com/aventura/



SIN PALABRAS
(Gioconda Belli)

Yo inventé un árbol grande,
más grande que un hombre,
más grande que una casa,
más grande que una última esperanza.
Me quedé con él años y años
bajo su sombra
esperando que me hablara.
Le cantaba canciones,
lo abrazaba,
le rascaba su rugosa corteza
entretejida de helechos,
mi risa reventaba flores en sus ramas,
y a cada gesto mío le crecían hojas,
le brotaban frutas …
Era mío como nunca nada había sido mío,
pero no me hablaba.
Yo vivía pendiente de sus ruidos,
oyendo su suave aleteo de mariposa,
su crujido de animal de la selva
y soñaba su voz como un hermoso canto,
pero no me hablaba.

Noches enteras lloré a sus pies,
apretujada entre sus raíces,
sintiendo sus abrazos sobre mí,
viéndolo erguido sobre mí,
sabiendo que me estaba pensando,
pero no me hablaba …

Aprendí a cantar como pájaro,
a encenderme como luciérnaga,
a relinchar como caballo.
A veces me enfurecía y hacía que se le cayeran
todas las hojas,
lo dejaba desnudo y avergonzado
ante los guanacastes,
esperando que -tal vez- entendería por mal,
como algunos hombres,
pero nada.

Aprendí tantas cosas para poder hablarle,
Me desnudé de tantas otras necesidades
que olvidé hasta como me llamaba,
olvidé de donde venía,
olvidé a que especie de animal pertenecía
y quedé muda y siempreverde
-esperanzada-
Entre sus ramas.

*****

La época de alto riesgo de incendios ha pasado, han venido algunas lluvias y con ellas la postergación del peligro -hasta el próximo verano-. Son pocos los pirómanos, pero sus actos tienen consecuencias descomunales. Es posible que estas palabras u otras que se escriben o dicen en los medios de comunicación, no lleguen a oídos o vista de los incendiarios, sin embargo es fundamental que la sociedad tengamos como objetivo formar personas en el valor de la responsabilidad, buscando prevenir futuros desastres, tomando consciencia de de la importancia de transmitir la necesidad del cuidado de la naturaleza, porque ella pertenece al mundo de lo sagrado: lo otro, junto al otro y al yo, cuyo orden es reversible, no así el hecho de ir siempre juntos, lo queramos o no. Cada vez que destruimos una de estas partes lesionamos gravemente las otras y cada vez que las cuidamos, todas, en alguna medida, salen ganando.

Sierras tan conocidas , tan cercanas como las quemadas en Calasparra y Cieza, que tanto oxígeno y belleza nos deparan a los que compartimos su espacio, han sido gravemente heridas. Ojalá que este grano de arena, reconfortado con el poema de G. Belli, sirva para formar parte de ese objetivo común del cuidado de lo que es nuestro y bueno.





La Sierra del Molino herida casi de muerte.

Foto de J. Salvador . www.eltiempo.es


No hay comentarios: