martes, 30 de noviembre de 2010

J. L. MARTÍNEZ VALERO ESCRIBE EL Nº 4 DE ACANTO



El Día 1 de Diciembre a las 20h. en el Museo Ramón Gaya de Murcia, se presenta del Nº 4 de ACANTO, con el poemario de JOSÉ LUIS MARTÍNEZ VALERO. Quienes estén interesados pueden acudir al acto de presentación.

COLECCIÓN ACANTO

LA SIERPE Y EL LAÚD, grupo literario de Cieza (Murcia), inició en noviembre de 2009 la publicación de la Colección de libros ACANTO, anunciando su puesta en marcha con estas palabras: “Manifestamos nuestra satisfacción al presentar esta nueva colección que pretende ofrecer a los lectores libros que guardan en su interior tesoros vírgenes por descubrir en forma de textos literarios de calidad, junto con un cuidado diseño”. Pronto hará un año desde aquellos días y en este recorrido han sido cuatro los libros editados -el nº 4 saldrá el próximo noviembre-. Dan vida a estos números de la colección cuatro excelentes escritores murcianos:
Manuel Dato (Cieza), poeta, miembro de esta asociación -que celebra este año su treinta aniversario- dio contenido al nº 1 con su obra Last autmn´s dream (El último sueño de otoño) . “La poesía de Dato sugiere el hondo sentimiento de los hombres y el deseo irrevocable de su permanencia y renovación en un estilo un tanto romántico, un tanto sensual y un tanto experiencial. Todos ellos con profundo sentimiento personal hacia el hombre como eje principal de esto que es Vivir”

Pascual García (Moratalla), escritor de larga trayectoria literaria es el autor del nº 2 con Cita al anochecer. “Es este un libro en el que el poeta nos muestra, con una exquisita técnica, una serie de reflexiones en torno a la Vida y a la Muerte, algo sin duda propio a la misma condición humana. La inevitabilidad de la muerte frente al amor y a la vida, y todo ello desde el recuerdo y la emoción hacia personas cercanas.”

Salvador Moreno (Jumilla), es el poeta que con el título … De las vanidades configura el nº 3, poemario que a su vez ha sido el galardonado con el “XIV Premio de Poesía Aurelio Guirao 2010” –cuya publicación anual, dentro de la colección, es un compromiso adquirido por La Sierpe –. “Un libro magnífico como corresponde a un poeta excelente” .
José Luis Valero Martínez (Águilas), poeta, escritor de artículos y guiones cinematográficos y aguafuertista, es el autor del nº 4 que se publicará próximamente. Anteriormente había colaborado con el grupo en ediciones de textos colectivos.


N. Los comentarios entrecomillados y en cursiva se han recogido del Blog del Grupo de literatura http://lasierpe.blogspot.com y del Blog de Ángel Almela, poeta y coordinador del grupo, http://aalmela.blogspot.com , en los cuales podéis encontrar más información sobre la importante e interesante trayectoria de sus treinta años de vida.

® Rosa Campos

domingo, 21 de noviembre de 2010

EL PUEBLO SAHARAUI


                                   Página con ilustración correspondiente a "Las alforjas", Tres Historias.


Lo que ocurre con el pueblo Saharaui reclama una solución ético-política. Le sobran oportunismos políticos y miedos y tibiezas políticas globales.

En el 2000 salió a la luz un “librico” que se titula Tres Historias, las más breve de ellas es Las alforjas, dedicada a los niños saharauis en especial a Mustafá, un chiquillo que nos acompañó en casa un verano cinco años antes, y que nos enseñó a toda mi familia muchas cosas, una de ellas fue conocer y tomar consciencia de lo que sucedía con su pueblo desde hacía demasiados años. La transcribo a continuación.


LAS ALFORJAS
(A Mustafá, a todos los niños saharauis) 

Te voy a contar un cuento, créetelo como si fuera una historia verdadera.
El viento se mezclaba con la arena, todo lo revolvía…

Era un país no muy grande, existía en un lugar que me parece recordar empezaba por A, la misma letra por la que empieza amigo y amor.
Los habitantes de este país, no sé porqué, se tuvieron que ir de él.
Se fueron casi todos; partieron con las alforjas llenas y vacías.
Las alforjas llenas eran invisibles a simple vista. Las vacías eran perfectamente visibles. 
Te voy a explicar ahora cómo y porqué las alforjas visibles estaban tan deshabitadas que se podía ir de un rincón a otro de la tela sin que las manos tropezaran con nada cuando hurgaban dentro de ellas.
No llevaban leche porque se habían dejado la cabra.
No llevaban pan porque se habían dejado el trigo.
No llevaban dátiles porque se habían dejado la palmera.
No llevaban pescado porque se habían dejado el mar.
No llevaban la cabra, ni el trigo, ni los dátiles, ni el pescado porque unas circunstancias más fuertes que el viento más fuerte, les obligaban a dejar la tierra que les daba la leche de la cabra, el pan del trigo, los dátiles de la palmera y los peces del mar.

Ahora debes de estar alerta, muy alerta, para que entiendas cómo y porqué las alforjas invisibles estaban llenas, tanto que hasta el aire pensó que tendría que pedir permiso para filtrarse por entre los finísimos espacios libres que quedaban.
Estaban llenas de esperanza por volver libres como la luz y el aire a esa tierra que tenía su leche, su pan, sus dátiles y sus peces.
Dicen que cuando la luna estaba en cuarto creciente lanzaban incesantemente puñados de ilusión, de deseos de volver a casa, y que la luna los cristalizaba en cada grano de arena que se hacía presente.
Después llegaba el viento que todo lo revuelve, y depositaba granos de arena con luna en muchos países.
Aseguran que entonces, la ilusión y los deseos de volver a casa empezaron a crecer en todos los que sabían ver las invisibles alforja llenas.
Cierto es que estas alforjas llenas no era fácil de divisarlas a la primera, pero cuando alguien era capaz de verlas de verdad y de comprender por qué algunos vecinos del planeta llevaban un lado visible vacío y otro invisible lleno, entonces y solo entonces sucedía algo muy grande, tan grande como lo que empezó a observarse: que los pastores cuidaban rebaños, que los agricultores cosechaban trigo, que los palmeros recogían dátiles y los pescadores llenaban sus redes.
Dicen también que los niños de luna y arena de todos los lugares tienen los ojos limpios, y que si las alforjas visibles van llenas, las invisibles van más repletas que nunca de algo que es tan necesario para vivir como lo es la leche, el pan, los dátiles y los peces…, ¡de sonrisas!.

                                                                                                                                         Rosa Campos

sábado, 13 de noviembre de 2010

HACIENDO CAMINO


Detalle de la muestra de publicaciones de La Sierpe y el Laúd


Terminaba el mes de octubre con una magnífica celebración que ofrecía a los asistentes un buen vídeo, explícito, ágil y entrañable; una hermosa voz soprano plena de sensibilidad, la de Patricia Dato Carrillo, y unos excelentes músicos: Pablo Martínez Pino (piano) y Francisco Vázquez (batería). Se conmemoraban los treinta años de vida de la Sierpe y el Laúd, asociación cultural ciezana que trasciende las fronteras renovando cada año su savia como un buen y frondoso árbol, con actividades literarias de envergadura ascendente. Recordando a A. Machado, se puede comprobar que el "se hace camino al andar" lo han hecho suyo.




La COLECCIÓN ACANTO es su última empresa. He escrito una reseña de esta actividad que puede leerse en la revista Fumarola ( http:// leecolima.no-ip.org/fumarola/ ), a la que se puede acceder clicando en el enlace que se encuentra en la columna derecha de este blog.


A finales del pasado verano, por invitación de los legendarios componentes de la asociación "sierpera", pasé, junto a Aurora Montoya, Pascual Gómez y Daniel Josué Rodríguez,a formar parte de este grupo. Todo un honor caminar con esta gente cuyos pasos son señeros del buen hacer.