domingo, 9 de enero de 2011

EL MISMO Y NUEVO CAMINO


La belleza en los kakis
(Color y sabor de la huerta de Josefa Rubio). Foto R. C.



El mismo camino y a la vez nuevo. Nuevas experiencias nos aguardan que pueden hacernos sentir más intensidad: más rechazo ante lo injusto, más pasión por lo justo, más alegría por lo que de verdad importa en la vida, más amor que dar y más disposición a recibirlo. Más capaces de ver lo bello y lo bueno. Más libres en suma.

El poema de Kavafis me parece un buen acicate para recordarnos que el gozo lo hayamos en cada ahora, no en un futuro siempre en fuga.


VIAJE A ÍTACA
Konstantino Kavafis

Cuando emprendas el viaje hacia Ítaca
ruega que sea largo el camino,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
A los Lestrigones, a los Cíclopes
o al fiero Poseidón, nunca temas.
No encontrarás trabas en el camino
si se mantiene elevado tu pensamiento y es exquisita
la emoción que toca el espíritu y el cuerpo.
Ni a los Lestrigones, ni a los Cíclopes,
ni al feroz Poseidón has de encontrar,
si no los llevas dentro del corazón,
si no los pone ante ti tu corazón.

Ruega que sea largo el camino.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que - ¡con qué placer! ¡con qué alegría! -
entres en puertos nunca antes vistos.
Detente en los mercados fenicios
para comprar finas mercancía,
madreperla y coral, ámbar y ébano,
y voluptuosos perfumes de todo tipo,
tantos perfumes voluptuosos como puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
para que aprendas y aprendas de los sabios.
Siempre en la mente has de tener a Ítaca.
Llegar allá es tu destino.
Pero no apresures el viaje.
Es mejor que dure muchos años
y que ya viejo llegues a la isla,
rico de todo lo que hayas guardado en el camino
sin esperar que Ítaca te de riquezas.
Ítaca te ha dado el bello viaje.
Sin ella no habrías aprendido el camino.
No tiene otra cosa que darte ya.
Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado,
sabio como te has vuelto con tantas experiencias,
habrás comprendido lo que significan las Ítacas.

4 comentarios:

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Ay, Kavafis, belo, bello, mil besos amiga mía.

Rosa Campos Gómez dijo...

Sí, realmente son bellas palabras las de Kavafis.
Gracias Carlos

Alinando dijo...

Además de bellas, edificantes y pedagógicas palabras. Habrá que buscar los puestos de perfumes y medreperlas en el camino y no esmerarse tanto en llegar.

Gracias Rosa. Un beso desde la orilla.

Rosa Campos Gómez dijo...

Buscar, esa es la actitud cuando no están las cosas a simple vista. Y compruebo que en esas fotos que tomas en playas gaditanas das con esos “puestos” que el camino depara.

Gracias Alinando. Abrazos.