miércoles, 30 de marzo de 2011

AL OTRO LADO, YO, de ÁNGEL ALMELA



El número 5 de de la Colección Acanto, que edita La Sierpe y El Laúd, lleva por título Al otro lado , Yo, del poeta ciezano Ángel Almela. El poemario va precedido y cerrado por dos expresivas ilustraciones realizadas por su hija, la pintora Ana Almela. El libro ha sido presentado en el Aula Cultural de CajaMurcia en Cieza (24 de marzo) y en el Museo Ramón Gaya en Murcia (29 de marzo).


El acto de Cieza se inició con la presentación de Isabel Mascuñán, poeta y miembro de la Sierpe, que al ser conocedora del desarrollo creativo e intelectual de Ángel, nos acercó de manera explícita y clara a cuestiones de recorrido y de contenido del autor de estos 27 poemas.


La presentación realizada en Murcia estuvo a cargo del profesor y poeta José Luis Martínez Valero, que, partiendo de los poemas y con conocimiento de las profundidades que encierra la palabra, indagó sobre el sentido de los versos (también “leyó” las ilustraciones que acompañan al texto) enriqueciendo así la percepción de los asistentes.


Los versos, que recorren la noche como alegoría del tiempo que precede al alba -renacimiento de la luz-, tienen a Ana, su mujer, como primera influencia en este trayecto poético.

Aquí dejo una muestra de los poemas de Ángel Almela -van calando profundamente al ritmo de su lectura-:


02: 30 AM
PUERTAS

¿Quién enturbia
los mágicos cristales de los sueños?

A. Machado

Se ha abierto la puerta.
La nada ha ido tomando forma
mientras la hierba crece como escritura sin respuesta.
Este encuentro con el vacío
entre estelas de luz como pretextos,
no necesita ni siquiera quejas, ni falsos dramas,
a lo mejor, ni tan siquiera palabras,
es lo que es,
y por eso
puede que nos deje besos inciertos,
y algún anuncio pintado sobre azulejos.

Mientras, tú, omnipresente, sigues durmiendo,
al cobijo de esta espúrea luz
y de mi aliento transparente.


05:45 AM

A VECES

A Manolo, Isabel, Pascuala, Antonio, Juan, Bartolo,
Daniel, Rosa, Pascual y Aurora.


Puede que sea lento el andar
y que la duda haga de obstáculo rocoso en el camino.
Puede que no te crezca un árbol dentro
y que sus ramas no te abran huecos.
Puede que sea lento el viaje, sí,
pero en este transito suficiente hacia el nosotros,
seguro que abarcarás un trozo de mañana
entrelazada en un abrazo,
y entonces sabrás que hay alguien cerca,
hasta que otra mañana te roce el despertar.


ÚLTIMO

En el intervalo del misterio, alrededor de la rosa,
cuando el sol haya pasado por tu puerta,
volverás a ser monte, río, pompa, voz.

Mientras, ha empezado a llover y yo,
como la hierba, florezco ya en tu boca.

"Uno se reconoce en sus versos aunque cuando los ha lanzado a los ojos del lector, ya no le pertenecen, son de todos.
Ojalá mis versos os den alguna emoción, sencilla, pequeña, con eso ya estarían justificados."
(Palabras de A. Almela)

4 comentarios:

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Una muy agradable velada poética. Gracias por la cita de la imagen. En LCN hay un par de vídeos.
Abrazos

angel almela dijo...

Gracias, Rosa.
Uno se reconoce en sus versos aunque cuando los ha lanzado a los ojos del lector, ya no le pertenecen, son de todos.
Ojalá mis versos os den alguna emoción, sencilla, pequeña, con eso ya estarían justificados.
Un abrazo.

Rosa Campos Gómez dijo...

Paco, sí, realmente fue agradable escuchar los versos de Ángel a quién todos respetamos tanto por su trabajo como por su calidad humana.
He visto los vídeos y los recomiendo.
Abrazos.

Rosa Campos Gómez dijo...

Ángel, me alegro por estas palabras sobre el destino último de los versos, es algo que dijiste en las dos presentaciones y que comparto totalmente. Esta mañana pensaba incluirlo procurando recordar tus términos exactos, por lo que en entenderás que me ha gustado encontrarme con este mensaje en concreto.
Un abrazo y gracias por el regalo de tus poemas.