domingo, 8 de mayo de 2011

ENCUENTRO CON PEDRO CANO


Siembra es el nombre de un proyecto que puse en marcha en 1998, en él se recogen algunas de las ideas que entroncan directamente con mis oficios vocacinales -el de escribir y el de pintar- los dos son a la vez mis principales aficiones -paralelas a las de leer y observar- desde bien pequeña. El que primero, con el nombre de Siembra, cobró forma como trabajo con y para los demás fue el relacionado con las artes plásticas, así nació El Taller de Dibujo y Pintura Siembra, consolidándose año tras año, acompañada siempre de gente que va a aprender y de la que sin ningún género de dudas yo aprendo aprendo mucho.
Tenía pensado dar vida a otro blog, más "pictórico", para ir subiendo las actividades que se han ido llevando a cabo durante más de una docena de años, pero sería dividir algo que en mi va unido y que además va en sintonía con el título de este blog, por lo que he optado por ir incorporando algunas poco a poco.
Dentro del programa de este año uno de nuestros objetivos es acercarnos a diferentes pintores, de Cieza sobre todo, pero también de distintos puntos de la región, siempre que a ellos les parezca bien. Ayer visitamos a uno de ellos, muy representativo para nosotros, cuyo nombre mostraré en cuanto esté debidamente elaborado el comentario.

El primer encuentro fue con PEDRO CANO en la Fundación que lleva su nombre, en Blanca.


He unido estas dos fotos porque en la primera, junto a la pintura de P. Cano, sale una compañera, M.Carmen, que no está en ninguna de las fotos junto al pintor debido a que se detuvo viendo las obras de la sala, pero la magia que alberga una cámara fotográfica permitió que quedara testimonio de su presencia allí a través del reflejo del cristal que protegía a la acuarela “Naranjas”.


El siguiente comentario salió publicado a mediados de febrero en la prensa local ( papel y digital):




Junto al pintor y al arqueólogo y profesor de la UMU Sebasián F. Ramallo Asensio, estamos de izquierda a derecha Ana Buitrago, R. C., Josefa Rubio, Noelia Montiel y María Marín.


El encuentro con Pedro Cano fue algo inesperado y grato que nos ocurrió cuando el pasado sábado nos acercamos a Blanca, para visitar la Fundación que lleva su nombre, un grupo de personas del Taller de Pintura Siembra, de Cieza. El pintor nos acompañó, con sencillez y proximidad, para ir añadiendo información a la ya buena que ofrecía el guía, así nos implicamos de lleno en el proceso pictórico que sigue en sus acuarelas, la utilización del pigmento sin necesidad del dibujo previo, la ubicación de la luz, que, a veces, en sus pinturas busca más una necesidad estética que ser un reflejo fiel de la realidad, su devoción por el negro y sus degradaciones, etc. La lectura pictórica de las impresionantes acuarelas de las puertas de Roma (en la muralla) que se hallan en la planta baja, nos deparó un paseo por la forma y contenido, además de introducirnos en el significado y los usos que desde los tiempos clásicos alberga la historia de esta arquitectura en la Ciudad Eterna. En la primera planta se halla una buena muestra cronológica de su trayectoria en la que Cano nos contó anécdotas que acompañaban a cada una de las pinturas, la mayoría de grandes dimensiones y variadas técnicas. En la segunda los cuadernos de viaje llenaban vitrinas de color y de historia, de gentes y lugares; las bellas y curiosas acuarelas que interpretan “Las ciudades invisibles” del escritor Italo Calvino, más otras obras en soporte de papel. La última planta se destina a exposiciones temporales.
Pepe C., hermano del pintor, nos informó de los agentes sociales (1) que, junto a la familia Cano y los socios de la FPC, dirigida por Mª del Carmen Sánchez –Rojas, hacen posible que esta magnífica expresión artística llegue al pueblo.
La amabilidad con que nos acogieron y la disposición de Pedro Cano para compartir y enseñarnos, supuso una auténtica clase de pintura.
N. (1) Ayuntamiento de Blanca, Comunidad Autónoma de Murcia, más la gestión de la Ministra de Cultura para destinarles una cantidad económica necesaria.

                                                                                                                                   Rosa Campos

(El encuentro propició datos para un trabajo más extenso que probablemente cobre vida más adelante)


3 comentarios:

José Ato dijo...

Hola Rosa, yo acabo de terminar un curso de una semana con Pedro y es una autentica delicia pintar a su lado.
Un saludo.

José Ato dijo...

Hola Rosa, yo acabo de terminar un curso de una semana con Pedro y es una autentica delicia pintar a su lado.
Un saludo.

Rosa Campos Gómez dijo...

Te felicito, José, por ese gran lujo que has tenido. Seguro que Pedro ha dejado huella. Es una suerte que imparta esos cursos a los que también me plantearé acudir algún año.

Un saludo.