viernes, 20 de mayo de 2011

FELICIDADES, R. FUMAROLA

Felicito desde aquí a todos los que llevan a cabo la Revista Electrónica Fumarola, en especial a Bernardo Santa Cruz Enríquez, director de la misma, por decidir abrirse a otros países distantes pero a la vez cercanos del suyo. Desde el Estado de Colima (México) están llevando a cabo una labor de divulgación cultural de importante cobertura y apertura, llegando a todo tipo de público, y teniendo siempre presente que parten del pueblo y para el pueblo, desde la Universidad colimense y la CNOP (Confederación Nacional de Organizaciones Populares). Les deseo larga vida en esta andadura, en la que acaban de celebrar su tercer aniversario..
Agradezco a AERMU el que informaran en su día de la invitación a participar por parte de http://leecolima.no-ip.org/Fumarola/
El artículo que les envié para la revista conmemorativa, que corresponde a su vez al mes de mayo, lo reproduzco a continuación:


COMO CUERNO DE ABUNDANCIA Y COLA DE SIRENA



Cuando miro la silueta de México en el mapa me viene a la memoria el cuerno de la abundancia de la mitología clásica grecorrromana, y, simultáneamente, se me antoja ver la cola de una sirena. Abundancia de hechos y mares donde acampen sirenas poseen los Estados Unidos Mexicanos , como lo demuestra su vasta y compleja historia bañada por dos océanos. Culturas como la Olmeca, la Inca, la Azteca y la Maya, han dejado un colosal legado arquitectónico y escultórico precolombino. Igualmente, la arquitectura de la época colonial habla de la gran calidad artística y urbanística que se creó en este periodo.
Es posible que la primera vez que tomé consciencia de México fuese en mi infancia, viendo las películas de Cantinflas en el cine Rosales de mi pueblo, no hubo en mucho tiempo nadie en mi firmamento cinéfilo que me divirtiera tanto como Mario Moreno, el magistral actor que me hacía reír con esa ternura de hombre que sabía ponerse en el sitio más humano, extrayendo la mejor veta humorística a sus personajes.
Con los sucesivos pasos del tiempo México fue convirtiéndose en ese lugar , que siendo tan hermoso como lejano, se hacía sentir muy cerca, donde acontecían cosas provocadas por gentes de recio carácter a lo largo de su historia y donde los emigrantes eran bien recibidos. Sin duda que la palabra es el gran eslabón que nos une. Expresar sentimientos con los mismos signos escritos depara una ingente y feliz atadura.
Por mis mayores supe de Jorge Negrete y de María Félix. Por los libros en los centros de estudio, por la radio y por el cine supe que allí se dio espacio a Luis Buñuel, Rafael Alberti, Max Aub, José Bergamín, María Zambrano, León Felipe, Luis Cernuda y al pintor murciano Ramón Gaya entre otros muchos. Y a todos ellos ligado un nombre, el del político Lázaro Cárdenas.
Cristóbal Colón, Hernán Cortés, Maximiliano I, Benito Juárez, Pancho Villa, Emiliano Zapata, Manuel Hidalgo y Costilla (que en Dolores, Guanajuato, puso la primera piedra de la independencia), Sor Juana Inés de la cruz, Juan Ruiz de Alarcón, Manuel Tolsá, Diego Rivera, Frida Kahlo, Juan Rulfo, Carlos fuentes, Octavio Paz, Laura Esquivel … Son nombres que me procuran de alguna manera un encuentro con este gran territorio americano, al que alguna vez quisiera visitar: Ciudad de México, Oaxaca, Puebla, Jalisco, Veracruz, Tlaxcala, Durango, Guanajuato, Chiapas, Chihuahua, , Coahuila, Aguascalientes, San Luis Potosí, Morelos, Nuevo León, Guerrero, Tabasco, Quintana Roo, Tamaulipas, Yucatán, Zacatecas, Baja California, Baja California Sur, Sinaloa, Sonora, Nayarit, Hidalgo, Campeche, Michoacán, Querétaro, México, y especialmente Colima.
Algún día podré llegar a Colima y desayunar en la ciudad con gente con la que comparto inquietudes, y luego visitar sus municipios. Sé que este Estado se embellece con colinas y volcanes, con palmeras, con una catedral neoclásica y con murales del pintor Jorge Chávez Carrillo, entre otras muy atrayentes ofertas culturales y paisajísticas. Algún día es posible que allí esté para poder comer “pescado a la talla”, “sopitos”, “pozole”, “bonetes”, pan dulce y quesillo ranchero -éste en Comala-. Y hacerme fuerte y beber al menos un trago de tequila. Y aportar energía a quien lucha por erradicar las muertes de tantas de sus mujeres.
Tal vez algún día pise ese hermoso suelo con silueta de cuerno que alberga abundancias y cola de sirena pigmentada con milenarias tonalidades.
                           
                                                                                                                                           Rosa Campos

No hay comentarios: