sábado, 18 de junio de 2011

EL DÍA E


    En el 2009 me propuse escribir cada junio sobre una palabra en español para el día en que se celebra nuestra lengua, y lo hice ese año, pero en el 2010 no cumplí, se escabulló mi propósito negligentemente. Éste ha estado a punto de evadirse de nuevo, pero no le he dado oportunidad. 


ENTRAÑAS
(Palabra que elijo para El Día E de este 2011)

Lugar que abarca lo esencial y lo protege,
que guarda el perfume de lo hondo,
que no miente,
que avisa,
que no se resiste a enmudecer.
Fuente, punto primero donde brota el agua clara.
Sutil mojón del propio territorio.
Cavidad donde lo íntimo germina
-sin sumar escándalos, porque entiende-.
Sitio salvaje y a la vez sagrado.


…………………………………………………………………………………………….

(Publicado enciezadigital.com en Junio,2009)

ALMAJARA

El Día del español, celebrado el pasado 20 de junio, me ha recordado una idea-compromiso adquirida hace tiempo, ésta no es otra que la de escribir sobre las palabras que me han sorprendido, dado placer al oído y aportado caudal al entendimiento.
Almajara es una de ellas, la decían hombres y mujeres que trabajaban el campo de Cieza, utilizándola en su quehacer agrícola cuando sembraban semillas de hortaliza en un pequeño recinto de tierra preparada para que éstas germinaran en su primera andadura pasando posteriormente a ser trasplantadas a un terreno más amplio donde se desarrollarían en plenitud para producir la cosecha.
La palabra almajara permite que percibamos la realidad de una parte de nuestra historia, nos indica la honda raíz cultural que poseen quienes trabajan la tierra, con una fértil capacidad de atesorar el lenguaje oral. Nos conduce a tiempos en que nuestros antepasados fueron árabes o convivieron con ellos. Nos introduce en nuestro terreno geográfico preciso porque es palabra hispanomusulmana, considerada un arabismo genuino murciano. Nos invita a que no la dejemos caer sin remisión en el arcaísmo para pasar a ocupar el lugar que se merece por su belleza sonora, singularidad significativa y multiplicidad de aplicaciones en el espacio real, metafórico y utópico.
En esencia nos conduce a la agricultura, campo del que todos nos nutrimos y la agricultura, no lo olvidemos, es fuente inicial de la cultura (del verbo latino colere = cultivar la tierra, y del adjetivo cultus = cultivado). Se cultiva la parcela de tierra y se cultiva el espíritu humano.
Al escucharla por primera vez, almajara, me pareció de sonoridad cautivadora, de textura digna, de escritura elegante, de nacimiento mezclado, de significado intenso, de utilidad popular, de conocimiento sabio, de perfil y logros femeninos, de masculina fuerza, de extensión precisa, de color verde, de sabor dulce, de decir suave, de vivir eterno .
Gracias a estos agricultores ciezanos por cuidar y transmitir un vocabulario menos usado pero tan atractivo que invita a ser incluido en nuestra costumbre comparativa hablada.

                                                                                                                                                                                       Rosa Campos


No hay comentarios: