martes, 25 de octubre de 2011

MEMORIA



     El Homenaje a Gabriel Celaya con el recital Poesía de Aquí dio como resultado una noche entrañable en la Biblioteca Padre Salmerón de Cieza (más información en lasierpe.blogspot.com)
Es importante destacar el gran número de asistentes que hubo porque indica que la poesía está viva, siendo capaz de reunir a quien la escribe y a quien la escucha, que es cuanto necesita para respirar.



Recordar a Celaya se hace necesario porque hay que restañar el abandono que sufrió en una época dificil de su vida por una sociedad a la que sirvió con todo el amor que supo.
En el documental que se expuso sobre su vida, a la pregunta de que es lo mejor que le ha sucedido, el poeta responde que conocer a Amparo. El siguiente poema creo que puede ilustrar bien su respuesta:




PENÚLTIMAS PALABRAS

Mientras las estrellas brillan temblorosas,
te diré una palabra sencilla y antigua,
palabra siempre dicha, pero nunca entendida,
palabra que tan sólo de tú a tú comprendemos:
Te amo.

La noche vasta ensancha tu dulce presencia.
Secretamente te hablo retorciendo mi angustia.
Secretamente sufro por algo prohibido
y es sencillo y terrible como tú si me miras:
Te amo.

La muerte sólo brilla con tranquilas estrellas.
Sus párpados son lentos; su silencio es antiguo;
sus manos que no tocan me adivinan en sombra;
su gloria es un secreto.

Regia amante nocturna de senos glaciales,
cielo de la hermosura más allá de mi dicha
y mi amor, y mi canto, y mi vuelo más loco,
¡también yo he de callarme!


Gabriel Celaya

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Fue mu bonico, de verdad.

Rosa Campos Gómez dijo...

Se generó un cálido ambiente entre todos y eso hizo que aquello fuera mu bonico. Gracias por estar allí.