martes, 13 de agosto de 2013

MIENTEN, ROQUE NARVAJA


Escuché por primera vez hace unos días esta canción, no la he olvidado. Pertenece a otra época,  mejor dicho, debería pertenecer ya solo a otra época.

Roque Narvaja, músico que tuvo que exiliarse de Argentina  a España en  1977,  es autor, entre otras canciones conocidas, de Menta y limón y de Santa Lucía (que popularizó Miguel Ríos).



Pesa la tristeza que emana esta canción de Narvaja. Son días en que a las situaciones duras crónicas que no dejan de vivirse en esta casa común que llamamos tierra, se unen otras:

La ONG Médicos sin Fronteras  ha tenido que dejar Siria.

En Egipto  siguen muriendo.

Y como algo menor en comparación con todas estas tragedias, pero que también agujerea el estómago, está el hecho de que la mitad de  los jóvenes que salen al extranjero en busca de trabajo se vuelven sin encontrarlo.

Sí,  esta canción que refleja el ayer del autor  puede reflejar también una actualidad, pero el peso y el poso de tristeza que deja es alto. Y en estos tiempos no se puede cargar exclusivamente con ella (la tristeza) porque corremos el riesgo de paralizarnos.  Hay que echar la intención,  cual red, en mares  donde se pesquen bancos de esperanza.
(actualizado el 16/08/13)


                                                                                 ...


MIENTEN,  letra: Roque Narvaja (Córdoba, Argentina, 1951)

Mienten.
El amarillo sol sobre mi frente,
el hijo azul que prospera en tu vientre.
La vida se detuvo hace tiempo
y  de repente.

Mienten.
La sonrisa del adolescente,
las pretensiones de los pretendientes.

Miente el feliz reflejo en el espejo
de la gente.

Y mienten,
que nadie se llame a engaño,
han marcado las barajas
y me han robado la suerte
y no me puedo enderezar
y estoy parado,
nací para trabajar, nací para trabajar,
y no hay trabajo.

Mienten.
Esta agonía sobre mi pecho verde,
la mala racha de un hombre valiente,
las cuatro puñaladas de esos cuatro 
delincuentes.


Mienten.
Yo te iba a dar lo que tú me pidieses,
que no soy yo quien merece perderte
con lo que te he buscado amor mío,
no me dejes.

Y miente
quien dice que no es urgente,
porque el fantasma del hambre
se aparece entre mi gente
y no me puedo enderezar
y estoy parado,
nací para trabajar, nací para trabajar,
y no hay trabajo.


No hay comentarios: