lunes, 3 de febrero de 2014

CURIOSIDAD Y VOLUNTAD




    Un ordenador, Internet, la tele, ...,  bien utilizadas, ¡qué buenas herramientas! Facilitan el conocimiento  y las posibilidades de llevar a cabo proyectos que hace tan solo unos años atrás hubieran sido impensables para según qué gente, especialmente para las que el esplendor social se les mostraba tan inasequible, y más si eran mujeres.
Todo esto viene asociado a algo que he escuchado en la radio (perfecta herramienta),  una historia  protagonizada por Josefa Herrada (más conocida como Fica, nacida en Gador, Almería, en 1936), que ha aprendido a leer y escribir no hace mucho, y posteriormente a manejar el ordenador,  en el cual ha escrito parte de sus memorias. El artículo publicado en El Confidencial.com  describe los logros de esta almeriense, y el proceso que ha seguido: curiosidad por lo que veía y oía en la tv, gente que escribía en ordenadores y que publicaba sus memorias;   le apremió el deseo de hacerlo ella también, y quiso poner manos a la obra. En el 2006 se apuntó a una escuela de adultos porque no sabía leer ni escribir, y aprendió  velozmente. Más tarde vio un centro recién abierto en el que se daban clases de Internet para personas en riesgo de exclusión y se apuntó, tuvo un buen profesor que le enseñó y la apoyó en su deseo, hasta el punto de convertirse en el que le formateara el libro y lo guardara en un pendrive.

 Dice Fica:  "He ido escribiendo sobre todo lo que me acordaba de mi vida. Todos los días un poquito. De cuando mi padre iba en ayunas al monte y sabía la hora por los astros. Y volvía por la noche con un kilo de harina que comíamos sin aceite. De cuando trabajábamos en las naranjas, o en las uvas, hasta las doce de la  noche; y de cómo nos alegrábamos cuando desayunábamos arenques. Siempre hemos sido trabajadores, muchas veces no comíamos, y la única luz que teníamos era un candil. He escrito de todo, también poesías que se me venían a la cabeza. Si hubiese tenido las herramientas que hay ahora hubiera sido escritora”.

La curiosidad y la voluntad (magníficos ingredientes) han impulsado a esta mujer (como a tantas personas anónimas que han sentido y pensado que nunca es tarde para poner en marcha proyectos, y se han puesto a ello), que ha sabido servirse de las posibilidades que da la democratización de la tecnología.

Sus hijos le han publicado el libro, que lleva por título Fica: La historia de una vida de superación,  estoy segura de que debe de tener contenido y de que será un placer leerlo. Actitudes así son un estímulo y un orgullo para la especie.

No hay comentarios: