sábado, 6 de septiembre de 2014

El PERSEGUIDOR, DE CORTÁZAR



El pasado 24 de agosto hizo 100 años que nació Julio Cortázar (1914-1984). El escritor argentino, fue un innovador (autor de Rayuela) y un grande del relato corto y de la prosa poética.



Leí El perseguidor años después de que me adentrara en el mundo de Horacio Oliverira, la Maga, Morelli… Es un cuento (o novela corta) incluido en  Las armas secretas, libro de cuentos publicado en 1959. Los títulos reunidos, junto al citado, son:  Las armas secretas,  Cartas de mamá, Los buenos servicios, El perseguidor y Las babas del diablo (en el que se inspiró Michelangelo Antonioni para la película Blow-up).

Lo leí cuando Alianza Cien lo publicó solo (1993). Recuerdo un regusto a tristeza densa cuando lo terminé, y  la sensación de haber leído algo bueno.



“Soy un crítico de jazz lo bastante sensible como para comprender mis limitaciones y me doy cuenta de que lo que estoy pensando está por debajo del plano donde el pobre Johnny trata de avanzar con sus frases truncadas, sus suspiros, sus súbitas rabias y sus llantos. A él le importa un bledo que yo lo crea genial, y nunca se ha envanecido de que su música esté mucho más allá de la que tocan sus compañeros. Pienso melancólicamente que él está al principio de su saxo mientras yo vivo obligado a conformarme con el final. Él es la boca y yo la oreja, por no decir que él es la boca y yo… Todo crítico, ay, es el triste final de algo que empezó como sabor, como delicia de morder y mascar.”

(El perseguidor, Julio Cortázar)

No hay comentarios: